La estrategia de los de ruana contra el TLC

Los campesinos quieren reformar la Constitución con un referendo que obligue a una renegociación del TLC con Estados Unidos. Twitter y Face sus mejores aliados

Por: agosto 04, 2016
ruana-tlc-aterciopelados-harry

El grupo de rock Los Aterciopelados, el senador del Polo Jorge Enrique Robledo, el afamado chef Harry Sasson y la campesina Máxima Galindo, de Potosí, Nariño, tiene por estos días una causa política común: todos son abanderados del Referendo por el Agro. Tal vez a usted también lo es. Cientos, miles de colombianos se han encontrado en las plazas de mercado, en las calles o en los parques, a jóvenes que recolectan firmas como voluntarios de esta iniciativa con la que los campesinos del país buscan contraatacar los “estragos” que está ocasionando en el agro el TLC pactado con Estados Unidos, y vigente desde mayo de 2012.

Los campesinos organizados en decenas de asociaciones agropecuarias decidieron juntarse y conformaron una fuerza única llamada Dignidad Agropecuaria Colombiana, desde donde decidieron que el hacer un paro tras otro cada tanto en respuesta a la masiva importación de productos alimenticios que los tienen en la quiebra, no los conduciría a ninguna parte. Tras largas y constantes discusiones, decidieron que el camino más efectivo para contrarrestar esa situación es reescribir 4 artículos de la Constitución Nacional. La idea es modificar los artículos 64, 65, 66 y 100 para que desde la carta política se garantice la seguridad alimentaria del país, el fomento de la producción nacional, y se exija al gobierno “la renegociación o terminación unilateral de los TLCs” y la expedición de una ley Agricultura Familiar.

Para lograr su cometido, los campesinos del país tienen que recolectar cerca de 3 millones de firmas que deben presentar ante la Registraduría Nacional, donde serán verificadas: para recibir luz verde al menos 1’736.100 registros deben ser claros y enteramente correctos. De lograrlo, la iniciativa pasará al Congreso donde se debe impulsar una ley que convoque al referendo.

Los antecedentes no son nada halagüeños. El país tiene dos experiencias, ambas fracasadas. El referendo por el agua, que naufragó en el Congreso y el referendo que impulsó el presidente Uribe, el cual no alcanzó el umbral exigido en las urnas. El del agro tendría cinco preguntas y para ser aprobado requeriría el 25% del censo electoral, es decir 8 millones de votos. “Si logramos superar todas las instancias confiamos en que triunfaremos en las urnas porque el contenido de esta iniciativa es muy distinto: lo que está en juego es la soberanía alimentaria, algo que le concierne a todos los colombianos”, dice Oscar Gutiérrez, director de Dignidad Agropecuaria y quien recorre constantemente el país empujando la iniciativa.

Recolectar en planillas 3 millones de firmas en seis meses parecía una misión imposible cuando los campesinos empezaron con esa tarea el pasado 1 de junio. Sin embargo, desde que un grupo de jóvenes creativos se sumó al reto el referendo por el Agro está tomando vuelo, cada día más y más personalidades se suman persuadiendo a que miles de personas se tomen el tiempo de entender la propuesta y aportar su firma.

La estrategia corre por cuenta de Populus, una agencia de proyectos comunitarios con sede en Bogotá e integrada por un equipo de diez jóvenes formados en creación audiovisual, comunicaciones, derecho, publicidad y fotografía. Con su trabajo el Referendo por Agro ha tomado un look fresco cautivando la atención de otros jóvenes en todo el país. La iniciativa ha logrado salir de las veredas y volcarse a las cabeceras municipales y a muchas ciudades donde se ha conformado toda una red de voluntarios que deciden sumarse aportando su tiempo y verbo para transmitir el mensaje y recolectar firmas. Populus, con la ayuda de la ong Oxfam, creó la atractiva página web referendoporelagro donde cualquier persona puede encontrar toda la información sobre el proyecto pero además instrucciones de cómo poder sumarse como voluntario: la iniciativa ya cuenta con comités de trabajo voluntariado en 18 departamentos del país y 150 municipios.

La gran expansión se ha logrado en buena medida por el uso creativo de Twitter (@ReferendoAgro) y Facebook, donde cada tanto sorprenden con algo. Se inventaron el ‘Twiteraton’ #YoApoyoElAgro y con este lograron instalar el mensaje como tendencia durante varias horas. En otra ocasión coparon las redes sociales con la etiqueta #FirmoPorElAgro, y después lograron que miles de personas participaran de una ‘Fotomaratón’. “A pesar de que es un mensaje complejo, cada día la gente nos contacta por redes sociales con interés de participar, hemos logrado ampliar la red de voluntarios comprometidos con el Referendo por el Agro. Sumando todas nuestras redes tenemos unos 50 mil activistas y la red sigue creciendo”, dice Diego Armando Parra, director de Populus. La red de voluntarios incluso se ha extendido fuera del país: hubo jóvenes recogiendo firmas entre las colonias de colombianos que se agolparon en las vías de Francia para observar el paso de los ciclistas que corrían el Tour de Francia. También hay activismo en España y Canadá.

El mensaje se está replicando ampliamente. Por la red circulan videos de humoristas queridos por el público como Boyacoman, Don Jediondo y El Wachimán haciendo guiños al Referendo por el Agro. Pero también políticos como el Presidente de Senado Mauricio Lizcano, los senadores Jorge Enrique Robledo, Juan Diego Gómez, Jorge Prieto, y los Representantes Luis Horacio Gallón y Víctor Correa Vélez han grabado cortos videos invitado a firmar. En Florencia, Caquetá, la Asamblea Departamental creó la Comisión Accidental de Promoción del Referendo por el Agro.

Ya no se siembra ni un solo grano de cebada, sorgo, soya o avena. Se está importando el 75% de productos tan emblemáticos como  café y maíz. Se importa el 95% del algodón, se importa frijol, azúcar, aceite de palma, pescado, frutas, verduras, leche y todo lo que estamos en capacidad de producir. Pasamos de ser un país auto sostenible y exportador de excedentes a importar 12 millones de toneladas anuales de comida cruda y 4 de comida procesada”, sostiene Leonidas Gómez, dirigente de Dignidad Santandereana, columnista del periódico Vanguardia y decidido activista del Referendo por el Agro, la bandera política que está logrando lo impensable: juntar a los campesinos de ruana con los jóvenes digitales.

Tomado de: http://www.las2orillas.co/la-estrategia-de-los-de-ruana-contra-el-tlc/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *